Richard Wagner

Wagner.jpg

No cabe duda de que la obra de Richard Wagner permanece como una de las más prominentes en los escenarios de todo el mundo. A medida que vamos internándonos en sus composiciones, nos damos cuenta de la inmensa obra que ha legado y cuya influencia generó un cambio fenomenal en la historia de la música, como lo es la incorporación de la idea de “obra de arte total” (Gesamtkunstwerk), síntesis de las artes literarias, musicales y escénicas. Sobre esto Wagner escribió profusamente una serie de ensayos, pero finalmente logró llevarla a la práctica en su grandiosa tetralogía “El anillo del Nibelungo”.

 

Si bien se le conoce más por sus óperas, que él mismo calificó de “dramas musicales”, Richard Wagner fue compositor, director de orquesta, poeta, ensayista, dramaturgo y teórico musical alemán del Romanticismo. Una de las características principales de su obra es que, a diferencia de otros compositores, escribió también el libreto y la escenografía de sus obras. Esta práctica se consagró especialmente en las obras que componen el denominado “Canon de Bayreuth”, las últimas diez de las trece óperas que compuso.

Las obras de Wagner, principalmente a partir de la Tetralogía, destacan por la riqueza de los colores tonales, la armonía, orquestación y un elaborado uso de temas musicales asociados a personajes, lugares, emociones específicas o elementos dentro de la trama, los llamados Leitmotive. Esta técnica define gran parte de su obra y permite una aproximación cercana a los personajes y sentimientos. La innovación de Wagner en el lenguaje musical amplía el cosmos armónico e introduce otras formas de entender las tonalidades. Este giro hacia un nuevo lenguaje (expresado, por ejemplo, en Tristán e Isolda) influyó en diversos compositores de su época y a quienes desarrollaron la música moderna a partir del siglo XX.

 

La filosofía, la literatura, las artes visuales, la dirección orquestal y el teatro también fueron permeadas por la influencia wagneriana. Para poder escenificar sus obras del modo en que él las imaginaba, Wagner hizo construir su propia casa musical, el Festspielhaus de Bayreuth. Cada año, Bayreuth se convierte en un epicentro de peregrinación para miles de personas que acuden a ver y oír las obras de Wagner, en un festival cuyas entradas son un lujo codiciado por sus entusiastas que suelen esperar años para conseguir una.

Wagner escribió ampliamente sobre música, teatro, religión y política, y sus obras han sido objeto de debate a través del tiempo. Su vida se caracterizó por el exilio político, las relaciones amorosas turbulentas, la pobreza y repetidas huidas de sus financistas. Una personalidad asertiva y avasalladora y opiniones a veces demasiado directas sobre música, política y sociedad lo convirtieron en un personaje polémico, etiqueta que, junto con la de ser probablemente uno de los más grandes genios de la música, todavía mantiene.

La influencia, legado y genialidad del maestro Wagner sigue vigente hoy en día. A lo largo del mundo, diferentes agrupaciones y comunidades continúan celebrando y recordando la sabiduría del Santo Grial, el heroísmo de personajes legendarios que se enfrentan a lo sagrado y lo profano, y el profundo significado de lo que es la muerte por amor. 

 por Alvaro Molina

Fundación

Chile

Bandera de Chile-c.jpg